La versión retocada de Final Fantasy VIII llega finalmente a plataformas móviles de Android y iOS para los usuarios de todo el mundo.

El JRPG de 1999 que tuvo la dura tarea de seguir el éxito de Final Fantasy VII, teniendo éxito en gran medida aunque no sin discusiones controversiales, fue una de las presentaciones destacadas de Square Enix en la E3 2019.

Presentado ese mismo año en septiembre para Xbox One, PlayStation 4, Nintendo Switch y PC, la obra fue el precursor de la todavía más ambiciosa oferta de la compañía, Final Fantasy VII Remake, que fuera estrenada en el turbulento 2020.

Pero eso no detuvo a Remastered de ser exactamente la obra que los fans esperaban de la historia de Squall Leonhart. Repitiendo escena por escena la misma historia con una extraordinaria pulitura gráfica, acorde a las exigencias de los sistemas actuales.

Permitiendo además el poder tener un gameplay más o menos fluido, al poder omitir instancias de combate al azar o escenas cinemáticas a gusto, elementos que hicieron del título clásico un gran trabajo para poder superar a todos sus peligros.

Lo cercano de este juego a la historia original también generó un efecto de expectativas con respecto a FFVII Remake, al brindar la idea de que sería una repetición del juego clásico, en lugar de la versión renovada del mismo con elementos originales.

Aunque Square Enix no descarta la idea de hacer un remake de la octava edición de la saga más importante de JRPG, su remasterización es un trabajo del que deberían estar muy orgullosos, en especial por darle un lavado de cara a personajes que no reciben la atención que otras generaciones de la saga.

Tener este juego en móviles, sin embargo, costará alrededor de 20 dólares en las plataformas Play Store y App Store, por lo que también habrá que chequear el bolsillo en este caso.

Lee también:

Yoshinori Kitase no descarta un remake de Final Fantasy VIII

Escribir un comentario