El grupo Tencent en combinación con las autoridades chinas procedieron al desmantelamiento de una enorme red de trampas ubicada en el condado chino de Kunshan, cerca de Shangai que eran utilizadas en juegos altamente populares.

Así fue informado por la BBC, donde especificaron que el lugar se especializaba en la venta de hacks a nivel mundial y cuyos márgenes de ganancias eran astronómicos, pues superaban los 76 millones de dólares. Pero el desmantelamiento no solo incluyó la sede principal de los delincuentes cibernéticos sino que abarcó unas diecisiete plataformas que también operaban de forma fraudulenta y que al igual que la sede principal, generaban ganancias mil millonarias.

Es de acotar que en las sedes se incautaron también diversos activos que se presumen provienen del ilícito negocio entre los que había automóviles de lujo. En la redada se detuvieron a unas diez personas aproximadamente, aunque ya se había detenido con anterioridad a unos de los cabecillas de la red en la ciudad de Hunan.

La lucha cibernética apenas comienza, pues por cada red que se descubre quedan aún en la sombra otras más y es enorme el daño que causan y que socavan la confianza de los jugadores honestos, a la vez que ocasiona cuantiosas perdidas a juegos tan populares como ‘Overweatch’ y ‘Call of Duty Mobile’.

Las compañías accionan contra los hackers

La compañía Tencent tiene amplias participaciones en estos juegos y es de suponer que al igual que otras desarrolladoras, estén en primera línea para frenar que estos hechos delictivos tomen más auge del que ya tienen,  pues sus trampas no solo están dirigidas a juegos móviles, sino que también abarcan juegos AAA.

Se espera que una vez atrapadas las personas involucradas sean sancionadas muy severamente con las leyes del país y sentar precedentes para ir frenando este flagelo que, por lo visto, va ganando terreno cada vez más.

Lea también:

Escribir un comentario