En vista de una situación comprometida, Twitter decidió suspender a varios artistas japoneses de contenido erótico por una solicitud externa.

El gobierno de Rusia, a través de la Roskomnadzor (Servicio Federal de Supervisión de las Telecomunicaciones, Tecnologías de la Información y Medios de Comunicación) ha exigido de manera reiterada a la plataforma la suspensión de cuentas, por violar sus regulaciones de internet.

Por más de 6 años, la institución rusa solicitó a la red social que intervinieran a cuentas con contenido específico para adultos, generalmente basado en diseños de anime y mangas sexualmente explícitos.

Twitter ignoró las solicitudes hasta que la Roskomnadzor puso sobre la mesa la suspensión de la plataforma en todo su territorio, llevando a la compañía a tomar cartas en el asunto y darle a los creadores la mala noticia de que verán sus cuentas suspendidas si no borran el contenido denunciado por los rusos.

Un terrible precedente y un debate que nadie quiere tener

Hay dos temas fundamentales que se deben tener en consideración en cuanto a este tipo de situaciones. En primera instancia la selectividad de las autoridades rusas, al buscar imponer sanciones de contenido personas ajenas a su jurisdicción.

Los artistas enarbolan esta bandera, siendo en este caso creadores de contenido de lolicon con matices de violencia sexual, afirmando que las autoridades de Rusia no tienen nada que imponerle a ciudadanos japoneses y que Twitter no debería ceder.

En segunda instancia, Twitter es uno de los espacios masivos que mejor se le presenta a los creadores de contenido adulto para presentarse al público. Dado que no sufre de la censura en espacios como Facebook, Instagram o YouTube, esta red social les ofrece un espacio de mayor difusión para su material.

Pero esta imposición sienta un terrible precedente sobre potenciales suspensiones a futuro dependiendo del contenido que le guste o no a las autoridades de un país con muchos usuarios. Vale la pena mencionar que previo a los ataques a estos artistas, otros ilustradores de contenido BL y GL fueron señalados por la misma institución rusa, por lo que podemos percibir cierta “dirección” en la censura que exigen.

Lee también:

Twitter revela que cada año se tuitea más sobre videojuegos