Ya se ha cumplido más de un año desde que la pandemia llegó de golpe a la vida de todos, el coronavirus ha afectado a muchos aspectos de nuestra vida pero pocos pensaron en el impacto que tendría en el inventario global de dispositivos electrónicos. Ahora mismo hay escasez de los principales productos para el gaming, consolas y tarjetas gráficas, por lo que intentaremos explicar por qué sucede esto, como afectará al gaming y qué podría solucionar todo este embrollo.

Lo primero que hay que aclarar es que básicamente todo esto se debe a la pandemia, aunque hay que matizar en ciertos aspectos ya que una de las principales razones de la escasez es la alta demanda por consolas, gráficas y procesadores. Y esto último es algo que podríamos achacar a la cuarentena, pero no del todo.

Gráfica 6700 XT.
Casi todas las gráficas son imposibles de encontrar.

Conocedores de la industria

Llevamos varias semanas escuchando las opiniones corporativas de la CEO de AMD, el presidente de Foxconn, el presidente de ACER y varios más que han ido respondiendo a las preguntas de los inversores. Sin embargo, ninguno de ellos explica lo que sucede realmente, ni el por qué. Y parece que tendremos que recurrir a los buenos insiders de la industria para que nos expliquen.

Uno de los más conocidos es Linus Sebastian, quizá el YouTuber más grande de tecnología ahora mismo. Sus comentarios vienen de fuentes fiables o de conocimiento de primera mano, por lo que nos fiaremos de un Linus que argumentaba hace un año en su video titulado: “Compra una computadora. Ahora mismo”, que lo mejor que podíamos era invertir en una PC antes de que la cadena de producción colapsara.

Dicho y hecho, hace un año predecía hasta cierto punto que las grandes distribuidoras y diseñadoras carecerían de los medios para cumplir con la demanda, por lo que todo aquel que no comprara componentes a tiempo iba a quedarse sin poder comprarlo por un buen rato.

Linus mencionaba que ya había declaraciones de Apple y Samsung que le hacían sospechar, empezando por unas en las que mencionaban que apenas no iban a poder conseguir las ganancias prometidas a los inversores por falta de producción para satisfacer la demanda.

Logo de Apple.

Para este analista es  obvio que la situación económica durante la cuarentena disminuyó el poder adquisitivo de todos. Sin embargo, comentó que lo primero que pasaría es que muchas personas trabajarían desde casa y se darían cuenta que su vieja PC no funcionaría para los trabajos diarios desde casa. Mismo caso para empresas como Microsoft o Samsung que debieron mejorar sus servidores e instalaciones para que sus servicios no colapsaran con medio mundo conectado al mismo tiempo.

Cada empleado cuenta

En su segundo video, publicado hace un mes titulado: “Tenía razón (y lo odio)”, Linus vuelve al tema y recuerda que lo advirtió. Todos los factores mencionados derivaron en una demanda altísima proveniente de grandes, medianas y pequeñas empresas, así como de personas naturales en busca de entretenimiento y herramientas de trabajo en casa. Esto se combinó con muchas de las empresas productoras y ensambladoras de China no pudieron continuar su trabajo desde casa y debieron esperar una vacuna para reanudar la producción.

La clave acá es la cadena de producción, si la ensambladora de tarjetas madre está funcionando a máxima capacidad y con empleados vacunados, pero el sistema de transporte no, entonces da igual que haya millones de dispositivos porque no hay nadie que pueda llevarlos. Cada aparato pasa por al menos 5 fábricas empezando por la que recogen la materia prima (cobre silicio, estaño) y transforma en PBC (circuitos impresos).

Circuito impreso.

Luego tenemos los que implementan el diseño final, después están pasan los que las prueban y por último tenemos los que las empaquetan y los que las transportan.

Y todo esto es sin contar la cantidad de filtros que deben tener los productos de máxima calidad. Solo hace falta que un infectado paralice momentáneamente el tráfico para que todo se retrase, explica Linus. Y ante la demanda sin precedentes queda en evidencia la importancia de cada empleado y de cómo la pandemia es el principio y fin de la escasez.

Los mineros no ayudan

Sin embargo, además hay consecuencias negativas, tanto que se convierten en causas. La primera y más notable es que los mineros de criptomoneda se notan más que nunca, compran decenas de gráficas de golpe ya que su negocio les renta. Una gráfica de gama media puede generar 100 dólares al mes, las mejores pueden llegar a 300, por lo que recuperar la inversión en unos meses suena bien.

El boom del Bitcoin (que ya ha bajado un poco su valor) y del Ethereum (que sigue subiendo), ha abierto la posibilidad de que los que ya cuentan con una PC puedan minar desde casa sin peligro de infectarse en trabajos más tradicionales. Por lo tanto, la consecuencias de la pandemia (el alza de las criptos) también se convierte en una causa de la escasez, una serpiente que muerde su cola.

La minería, con todo lo que parece, en realidad se ve así.

Junto a los mineros llegan los scalpers (revendedores), odiados por toda la comunidad por acaparar todos los productos y venderlos el doble o triple de caros cuando ya no estén a la venta. Estos perjudican al mercado, a los mineros y jugadores por igual, nadie quiere pagar más del precio justo, pero muchos lo hacen con tal de conseguir algo con que minar o jugar.

Estancamiento jugable

Pero la mayor consecuencia es que nadie puede jugar, sobre todo en productos next gen ya que estos son los productos más escasos. Tenemos “suerte” de que los títulos de lanzamiento de la nueva generación sean más bien pocos y que haya tantos retrasos (de nuevo, por pandemia), ya que realmente son pocos los que pueden disfrutarlos.

También son poquísimos los que pueden disfrutar de las nuevas GPUs y los procesadores AMD. Entonces, parece que la evolución jugable de la nueva generación podría estancarse, la mejor evidencia es que la mayoría de títulos se lanzan en PS4 y Xbox One cuando es hardware anticuado.

Jugabilidad de Demon's Souls Remake.

El 2021 parece lleno de anuncios, pero cada lanzamiento importante se va al 2022. Por lo tanto, parece que otra consecuencia es un retraso generalizado de los juegos que termine llevando a la industria a un año sabático no declarado.

Estos juegos no se retrasan por la escasez, pero claramente todo va de la mano, si el público no pueden compra las nuevas consolas, entonces lo que cualquier estudio concluye es que es mejor lanzar juegos en consolas de pasada generación. Esto no es algo malo de por sí, pero ciertamente un juego de PS4 y Xbox One limita la creatividad de un diseñadora ya que las nuevas consolas ofrecen innovación con el Dualsense, o la posibilidad de crear mapas más grandes debido a que un SSD te apoyará en las transiciones rápidas.

Tráiler de Resident Evil: Village.
RE: Village es el único AAA sin retrasos y también llegará a PS4 y Xbox One.

Nada de esto puede suceder en la antigua generación y ahí es donde caen casi todos los proyectos, por el simple hecho de que hay alrededor de 150 millones de compradores posibles en esa generación, mientras que en la nueva solo 10 millones.

Al final del túnel

Y ¿qué se puede hacer? pues realmente poco a gran escala. Lo más cercano a una ayuda sería denunciar a los “scalpers” que usan métodos ilegales como bots para comprar más dispositivos de los que deberían y dejando a alguien sin su compra. No obstante, a pesar de que se puede sentir bien, el impacto a gran escala de esto es muy pequeño. El verdadero cambio se vería en lo obvio: que se acabe la cuarentena obligatoria.

Pero para eso el virus debe erradicarse y ya se ha discutido eso muchas veces en medios más dedicados a esto, básicamente debemos vacunarnos todos y el mundo debe pasar un buen rato volviendo a “la normalidad” antes de que podamos decir que cada eslabón de la cadena e producción está libre de peligro y por lo tanto ya no ralentiza el proceso.

Revendedores en Ebay.
Los revendedores logran vender a precios muy altos.

Además, esta demanda sin precedentes no se va a acabar hasta que cada uno tenga el aparto que desea y para ello ya TSMC (ensambladora de conductores) y otras compañías están trabajando en invertir en nuevas zonas industriales por centenas de millones de dólares. Básicamente las grandes empresas combatirán contra la alta demanda, cumpliendo con una oferta equiparable.

Pero eso necesitará tiempo, casi el mismo tiempo que necesitamos para que el coronavirus (salvo sorpresa) deje de ser una amenaza tan importante, hablamos de nuevas instalaciones y zonas industriales para el 2022 y 2023. Así que tendrás suerte si para esta fecha del 2021 puedes comprar normalmente.

Logo de TSMC
FILE PHOTO: The logo of Taiwan Semiconductor Manufacturing Co (TSMC) is pictured at its headquarters, in Hsinchu, Taiwan, January 19, 2021. REUTERS/Ann Wang

Consideraciones finales

Eso sí, de acuerdo a otro gran conocedor como es JayzTwoCents, que también dio su opinión al respecto, es muy probable que en el transcurso de la vacunación del coronavirus, y las mejoras de la cadena de producción también haya una caída en el valor de las criptomonedas, lo que se traducirá en más gráficas en el mercado, tanto usadas como nuevas.

Además, todo depende de la demanda y es probable que tanto las consolas, como las gráficas más baratas estén un buen tiempo escasas. Pero las gráficas más caras, así como los procesadores, la Xbox Series S (menos demandada) y otros aparatos empezarán a aparecer con más frecuencia debido a que hay menos “necesidad”.

Dicho todo esto, hay más malas noticias. Si hacemos caso a Linus Sebastian, para cuando el inventario de gráficas y consolas mejore, empezará a flaquear el de SSDs y memorias RAM. Así que, si no le hiciste caso la primera vez, ahora sí prepárate para comprar esos componentes si planeabas hacerlo.

Así que esta es la situación actual, como ven, la pandemia no solo generó más demanda por necesidad de entretenimiento y trabajo desde casa, sino que también hizo flaquear las cadenas de producción y distribución. Todo salió mal y ahora estaremos un poco atascados hasta que pase la tormenta.

SSDs y memorias RAM.
El almacenamiento es lo próximo que escaseará.

A día de hoy, nadie se aventura a prometer “normalidad” y es que, tal y como sucede en nuestro sistema de salud, puede que la “normalidad” a la que queremos volver ya no sea del todo posible, al menos no por al menos un par de años.

Lea también

¿Cuáles son las diferencias entre AMD y Nvidia y con cuál debo quedarme?

Cómo armar tu PC gamer de última generación 4: Gabinetes, accesorios y armado

Revendedores de PS5 y Xbox Series X reciben amenazas en Reino Unido

Escribir un comentario