Un estudio de investigadores de la Universidad de Cambrideg se propuso buscar relaciones entre el uso de los videojuegos, el internet, las redes sociales en adolescentes y los síntomas de la depresión. Las conclusiones ya se publicaron y parece que son positivas para aquellos que gustan de los juegos, no tanto para los que pasan más tiempo en redes sociales.

El estudio estuvo dirigido por A. Kandola, N. Owen,D. W. Dunstan, M. Hallgren. Dos expertos pisquiatras, más dos especialistas en estudios del comportamiento y la actividad física. Además, el estudio se hizo con más de 11.000 niños y adolescentes entre los 10 y 14 años a lo largo de los últimos tres años.

Jugador con Fortnite.

Menos depresión

Por otro lado, los síntomas de la depresión se basan en The Mood an Feelingss Questionnaire de Adrian Angold and Elizabeth J. Costello. Por lo que se ha usado un método más o menos universal para deteminar si los encuestados sufren de depresión o no. Otros detalles del estudio como qué videojuegos probaron o cuanto tiempo no se publicaron el resumen público, pero sí las conclusiones generales.

Quizá el dato más importante es que los chicos que jugaron al menos una vez al mes o más reflejaron puntajes de depresión entre un 24 y 30% más bajos que los no jugaron nada. Además, prácticamente todos los que usaban redes sociales o internet en general al menos una vez a la semana mostraban más síntomas de depresión que los que estaban aislados de estas actividades.

Jugador frente a consola.

Solo se compartió un dato específico de las chicas, y es que las que usaban redes sociales entre los 11 y 14 años tenían más posibilidades (13%) de presentar un puntaje de síntomas de depresión más alto según el método utilizado.

Por último, los investigadores ven relaciones claras entre menos síntomas depresivos en los varones de toda las edades que jugaran videojuegos y tuviese poca actividad física en su día a día. Por su parte, los que se ejercitaban más no mostraban menos síntomas al jugar.

El uso más frecuente de videojuegos se asoció consistentemente con menos síntomas depresivos en los niños con poca actividad física, pero no en aquellos con mucha actividad física.

Lea también

Zelda: Breath of the Wild puede ayudarte a superar adicciones y la depresión, opina psicólogo

Nuevo estudio de la Universidad de Oxford no ve problemas mentales en los jugadores compulsivos

Escribir un comentario