Ubisoft ha actualizado el blog oficial de Vahalla para hablar sobre las actualizaciones que han llegado al juego desde el pasado mes de noviembre, al parecer desde Ubisoft consideran que estas no han estado a la altura o que necesitaban más tiempo en el horno por lo que anuncian que el ritmo de actualizaciones será más lento.

No demasiado, eso sí, en lugar de una vez por mes recibiremos una actualización cada cinco semanas, por lo que tendrán siete días adicionales para pulir la experiencia de las actualizaciones.

Anuncio de cambio de actualizaciones.

Retraso para mejor

En este sentido vale acotar que con “actualizaciones” se refieren a las robustas, es decir a las que agregan contenido, solucionan decenas de bugs y básicamente obligan a una descarga de dato de gran tamaño. Por su parte, los hotfix seguirán como siempre, lanzándose en el momento que se adecuado, si el juego lo necesita y con carácter urgente.

Esto también afectará a las actualizaciones que llegan con expansiones, de hecho, Wrath of the Druids ya se retrasó una semana lo que indica que Ubi lleva un tiempo pensando en esta estrategia para ofrecer contenido más pulido. Lo cierto es que no les vendría mal esa semana adicional para solucionar más bugs, algo por lo que siempre se ha criticado a la saga.

Arte de Wrath of the Druids.

La desarrolladora también aprovechó para compartir su proceso de solución de bugs que pasa por la identificación de este, la reproducción del bug, la búsqueda de soluciones, la implementación de esta y finalmente la publicación del parche. Fue una buena idea publicar esto ya que muchos jugadores no conocen estos procesos e imaginan que todo debería ser más rápido.

De esta manera, la próxima actualización queda entonces para el 27 de abril, mientras que la expansión Wrath of the Druids sigue pautada para el 13 de mayo.

Lea también

Ubisoft enfrenta problemas en la transición generacional de Assassin’s Creed: Valhalla

Escribir un comentario