Con el paso de las temporadas, se puede percibir como la viralidad es la herramienta en la que varias producciones de anime sustentan su éxito. Tal es el caso de Kaifuku Jutsushi no Yarinaoshi.

La adaptación animada de las novelas ligeras de Rui Tsukiyo y Shiokonbu saltó a la palestra en la pasada temporada por su chocante premisa de una venganza con cantidades ingentes de abuso sexual en un mundo de fantasía.

Era imposible no percibir como esta premisa, presentación y ejecución fueran de las más atractivas para un sector de aficionados al anime, al ser un hentai llevado al mainstream. Ideal para la mentalidad de un adolescente hormonal, así como a hombres adultos que proyectan estos sentimientos de manera vocal a pesar de no ser adolescentes.

Esto no solo incluye el contenido sexual, sino la fantasía de la retribución visceral que solo a una persona que percibe al mundo en términos absolutos le puede parecer valiosa. Con este contenido, no es de extrañarse que haya encontrado una gran cantidad de fans en el mundo.

Gracias a un reporte de Somos Kudasai, se presentó la lista de los países donde esta serie fue más popular. Con un resultado final que termina sorprendiendo a propios y extraños.

  1. China.
  2. Macao.
  3. Taiwán.
  4. Hong Kong.
  5. Mongolia.
  6. Bolivia.
  7. Japón.
  8. Corea del Sur.
  9. Nicaragua.
  10. Perú.

Una vez fuera de la macroesfera poblacional que es China, las naciones independientes de Macao y Taiwán, así como el territorio de Hong Kong, descubrimos que es Bolivia el siguiente de la lista, superando al país de origen de la obra.

Nicaragua y Perú completan un top 10 que deja en sus posiciones inferiores a otras naciones latinoamericanas. El Salvador, Paraguay, Ecuador, Panamá, Guatemala, Brasil, Honduras, Chile, Costa Rica, México, Venezuela, Colombia, República Dominicana y Argentina.

Es importante destacar que en todo el territorio latino esta obra no se distribuyó de manera legal, por lo que la gran popularidad del anime no se tradujo en ganancias para sus creadores.

Lee también:

Kaifuku Jutsushi no Yarinaoshi: El hentai que nadie necesitaba

Escribir un comentario