Los videojuegos pueden resultar muy atractivos para las personas y en caso de que no se maneje bien, la situación puede llegar a generar problemas en algunas áreas de nuestra vida.

Los deportistas profesionales son unos de los más involucrados dentro de la industria de los videojuegos en la actualidad. Cada vez son más el número de deportistas de diferentes disciplinas que se ven enganchados en algunos de los títulos de moda.

En algunos casos este amor por los videojuegos puede terminar bastante mal e incluir algunas lesiones que afectan el desempeño de los deportistas dentro del terreno de juego. Hoy les queremos traer algunos de los casos más emblemáticos de deportistas que se han lesionado mientras juegan videojuegos.

Jesús Luzardo es el caso más reciente de los deportistas de élite que se lesionan mientras disfrutan de sus videojuegos favoritos. El lanzador de los Oakland Athletics de la MLB se lesionó cuatro horas antes de tener una apertura programada en el mejor béisbol del mundo.

Luzardo salió al terreno de juego con esta lesión y no le fue nada bien en el diamante al permitir seis carreras y cinco hits en tan solo tres entradas lanzadas contra los Orioles de Baltimore.

Los Boston Red Sox fanáticos de Fortnite

En el 2018 los Boston Red Sox ganaron el campeonato de la MLB con un equipo que a inicios de temporada no parecía ser candidato al título. Desde el día inaugural se manifestó en el terreno de juego el amor que sentían varios de los jugadores por Fortnite al celebrar sus batazos con bailes del juego de Epic Games.

El problema está en que algunos de los allegados a los jugadores comentaron que los veían muy envueltos en el título y se olvidaban de realizar algunas de sus labores o incluso presentaban problemas de espalda,  algo que se asemeja al siguiente caso que les presentaremos.

Ozil y sus dolores de espalda

Ozil es un jugador impresionante que brilló en el Real Madrid y la selección alemana de fútbol, pero su transitar en el Arsenal no ha sido nada amigable debido a lesiones y problemas fuera del campo de juego.

A esto hay que agregarle el hecho de que el internacional alemán también es un fanático de Fortnite y todas esas horas de juego podrían estar afectando su salud y generándole dolores de espalda. Las estadísticas de Ozil indican que lleva un promedio de cinco horas de juego al día, una cantidad abrumadora para cualquier jugador casual y que sin duda podría pasarle factura a su salud.

Por último, otro futbolista que se lesionó mientras disfrutaba de unas horas de juego en FIFA 20 es el mexicano Van Rankin, quien se lesionó el dedo pulgar. El jugador del Santos Laguna tuvo que pasar varios días fuera del campo de juego de la eLiga MX por sus problemas generados con el control de PlayStation.

Lo cierto es que parece que este tipo de lesiones por más llamativas que parezcan se presentan dentro de jugadores relativamente jóvenes y que están enganchados de títulos como Fortnite o FIFA.

El costo de este tipo de lesiones dentro del deporte

Un elemento importante a tener en cuenta es que este tipo de lesiones pueden parecer divertidas en algunos casos, pero para los equipos profesionales no lo son ya que representan dinero perdido al no poder usar a los jugadores por los que pagaron en partidos importantes, pero sí tener que pagarles.

Otro factor a tener en cuenta es que en algunos casos como el de Luzardo una lesión en la mano de lanzar puede tener consecuencias graves que podrían afectar su rendimiento dentro del terreno de juego y hacer de un jugador prometedor alguien que vio perder su carrera por una lesión que bien se pudo haber evitado.

Lea también:

Escribir un comentario