Wowhead.com ha revelado varios modelos de enemigos para el remake de Diablo II que aún no tiene fecha exacta pero que llegará este mismo año a todas las plataformas. Los diseños traerán polémica, sobre todo para los más nostálgicos que verán como varios personajes cambian bastante ahora que se pueden muchos más pixeles para representarlos.

Después de todo, la resolución máxima de Diablo 2 era de 640×480, mientras que ahora tenemos modelos 4K a nuestra disposición. Vale acotar que estos no son todos los enemigos, sino los que wowhead logró tomar de los datos del juego, probablemente mediante datamining.

Diseños varios

El primero que revelaron es uno de los primeros jefes del juego llamado Corpsefire, algunos lo recordarán como una especie de zombie azul pero ahora con más detalles es más cercano a una especie de hechicero oscuro.

Blood Raven es un enemigo femenino que en el juego original recordaban a las amazonas. En este caso tiene un diseño más demoníaco, aunque mantiene la mayor parte de su vestuario.

Griswold era un herrero de Diablo que sobrevive a esa entrega pero no a la siguiente. El no-muerto mantiene un diseño bastante fiel al original.

El verdadero herrero del juego que se encontraba en las barracas también vuelve y básicamente es el mismo de siempre.

Andariel, la jefa final del primer acto, vueve tan horrible como siempre aunque con el cabello más corto.

La momia Radamet también vuelve con un diseño genial que no decepciona

 

El Dark Elder es un zombie que usa el mismo modelo que Corpsefire, aunque con un cambio de postura. En al entrega original no se parecían tanto como ahora.

El invocador es uno objetivos ecundario del acto II que nos da acceso a un evento especial. Su rediseño no está nmada mal.

Por último tenemos a Duriel, el jefe final del acto II y quizá el que más cambia respecto a su diseño orginal, aunque para bien.

 

Diablo II: Resurrected llegará a PS4, Xbox One, PC, Switch en 2021.

Escribir un comentario