Sony ha actualizado PlayStation 5 con un parche que tiene solo una nota: “mejoras en la estabilidad del sistema”. No obstante, más allá de los memes de la estabilidad, este tipo de actualizaciones casi siempre ocultan algo.

No siempre se consigue qué es, pero en los foros de Reddit ya han descubierto al menos una parte de lo que está oculto. Se trata de cambios en el control de la consola que ve como uno de sus bugs más molestos finalmente se ha corregido.

DualSense.

Mejoras menores

Hablamos de las lecturas del nivel de batería poco específicas. Al parecer, estos controles podían indicar que estaban sin batería cuando no era así, los jugadores reportan que algunos controles pasaron de tener 0% de batería a tener dos barras en la interfaz apenas actualizaron.

Es decir que efectivamente había un bug visual que reflejaba menos batería de la que realmente había disponible en los controles. Lo más curioso es que cada DualSense tiene su propio parche individual, pero es el parche de PS5 el que soluciona el bug, por lo que ese es el importante.

Este pesa un poco más de 900 MB y no es necesario para jugar offline, pero si para entrar a lobbies de juego en línea. El parche sigue un curioso formato para los nombres que lo lleva a tener muchos números.

Interfaz de PS5.

Por eso el parche 21.01-03.20.00.04-00.00.00.0.0 solo cambia un número (el cuatro es nuevo) respecto al anterior para indicar que han habido mejoras menores. Mientras tanto, los jugadores siguen esperando una lista oficial de SSDs NvMe que funcionen en la consola ya que ahora mismo PS5 solo funciona con el SSD de 800 GB que trae de serie.

En cualquier caso el parche trae “estabilidad” y correcciones de bugs que se agradecen a horas del lanzamiento de Ratchet & Clank: Rift Apart que está recibiendo buenas críticas.

Escribir un comentario