El título que muchos esperaban para extender la colección de juegos basados en RPG clásicos ha llegado finalmente.

Dungeons & Dragons: Dark Alliance se estrenó hoy para todas las plataformas en las que estaba previsto, llevando la aventura de hack & slash  por equipos al siguiente nivel. Con cuatro personajes a elegir, este título es un sucesor espiritual del icónico Baldur’s Gate: Dark Alliance.

Ubicado en el mismo escenario que este título, Icewind Dale, comparte la estética y las características del juego, solo con la salvedad del nombre. Nominalmente hablando, es un juego de D&D, pero en la práctica es un juego de acción más cercano a Diablo que a un juego de rol.

Como puede verse en sus adelantos, el combate es constante y trepidante, con cuatro personajes arquetípicos de combate directo (arquera, asesino, bárbaro y tanque) que se enfrentan a hordas de enemigos de diversos tipos, en la búsqueda de un misterioso cristal de gran poder.

Dark Alliance está diseñado para jugarse en grupos, por lo que es ideal estar preparados para partidas multijugador en la que cada uno cumplirá con un rol para mantener con vida al cuarteto. El título alardea de que cada beneficio y logro que se puede encontrar en este juego se ganará a través de gameplay y que no tendrá micropagos.

Aunque obviamente eso estaría por verse, ya el equipo de Tuque Games tiene un problema más inmediato que atender. Tras su estreno, se ha dado a conocer que la experiencia de los usuarios no ha sido positiva. Controles con poca respuesta y momentos de mal funcionamiento han sido la primera respuesta de los usuarios que preordenaron este título.

En consecuencia, la presión está elevándose y deberán responder rápido, con lo que probablemente será un pesado parche correctivo para ajustar la experiencia. Dungeons & Dragons: Dark Alliance está disponible para PC a través de Steam y Xbox Game Pass, así como para consolas PlayStation y Xbox.

Escribir un comentario