Si bien las propiedades más lucrativas de Nintendo son Mario o Pokémon, sus piezas más valiosas en el mundo de los negocios son los abogados.

Una de las compañías de videojuegos con mayor afición por extender sus músculos legales en aras de defender lo que consideran suyo, se anota un gran punto a favor al confirmarse un fallo en su favor en las cortes de Estados Unidos. En 2019, emprendieron una demanda separada a dos dataminers que filtraron información no publicada de Pokémon Sword & Shield.

El entonces flamante estreno de Nintendo Switch estaba en boca de todos, pero los dataminers se hicieron con una guía especial que estaba pautada a ser estrenada de manera independiente. Publicando su contenido en Discord, la información quedó expuesta y los responsables fueron demandados.

A casi dos años del inicio del proceso, la corte estatal de Washington falló en favor de Nintendo, ordenando a los imputados a pagar 150.000 dólares a cada uno, como compensación por la información filtrada, además de los honorarios de sus abogados. En una muestra más de la agresividad a la que puede llegar la casa japonesa.

Lecciones por aprender

En medio de la actual cultura de videojuegos, es difícil para muchos usuarios el no estar al tanto de filtraciones de cualquier pieza de información que les permita estar a la vanguardia de la conversación. Una versión específica del FOMO que domina las redes sociales.

Mientras compañías como Activision o Epic Games abrazan el concepto de las filtraciones como un marketing secundario para sus juegos, Nintendo no quiere perder el control de la información de sus productos en ningún momento, con un rígido margen de permisos para presentar contenidos en redes sociales para usuarios y creadores.

Aunque no es factible que ocurra, es un buen momento para dejar de perseguir el dragón de la “nueva información” de cualquier juego de Nintendo, dado que una demanda así no vale la pena, por mucho interés que haya.

Escribir un comentario