Un nuevo episodio de Loki nos presenta con nuevas teorías y enredos, pero nos deja con una confirmación importante. Loki es bisexual.

En una conversación con su contraparte alternativa, llamada Sylvie, se confirmó que ambos tienen preferencia por “princesas y príncipes”. Rescatando esta escena, la directora de la serie, Kate Herron, confirmó que ambos personajes son abiertamente bisexuales, siendo una de las metas que tuvo desde el principio del proyecto.

A esto se une la designación escrita de Loki en el registro de la TVA como persona de género fluido, confirmando como parte del espectro LGBTQIA+ a uno de los personajes más populares del MCU.

Aunque dentro del fandom (y el mismo canon de cómics, por no hablar de la mitología original) esta sexualidad forma parte de su identidad de forma automática, si es importante verla representada en un medio de difusión masiva. Una de las producciones estelares de Marvel, a través de la plataforma Disney+, es uno de los escenarios más grandes para este momento.

La respuesta general ha apreciado la dirección tomada en gran medida, nada impredecible para el fandom de Loki. Pero hay voces que se han manifestado con reservas para esta revelación. Personas que ven tanto la invisibilización de Loki como pansexual, como quienes consideran que este tipo de revelaciones son el tipo de migajas con las que siempre se trata a la comunidad LGBTQIA+.

Un ejemplo de este tipo vino en Skyfall (2012), donde James Bond y Silva comparten comentarios subidos de tono que, en su momento, fueron tomados como una referencia a la bisexualidad del Agente 007 (al menos en esta encarnación). Casi 10 años después, la comunidad ha crecido de tal manera que este tipo de muestras de representación pueden quedarse cortas.

Al tratarse de Disney y su tendencia a favorecer mercados cuyos dirigentes políticos son abiertamente antagónicos con la comunidad LGBTQIA+, estas líneas de diálogo son fácilmente editables y solo representan una gota de agua en el desierto al final del día.

Escribir un comentario