Microsoft ha anunciado oficialmente Windows 11 para finales de año, el nuevo sistema operativo recibirá un lavado de cara importante, tal como ya lo vimos de Windows 8 a Windows 10. Habrá nuevas funciones, optimización para PC de gama baja y mucho más. No obstante lo que más nos interesa ahora son las dos nuevas funcionalidades que se anunciaron para el PC Gaming.

En adición a estas Microsoft ha confirmado la continuidad del Xbox Game Pass de PC. Recordemos que durante todo este tiempo estuvo en fase “beta”, pero parece que el lanzamiento definitivo será con la llegada del nuevo sistema operativo. Lo más probable es que no cambie nada en este aspecto, el servicio ya es de lo mejor de la industria y la idea es que continúe siéndolo.

Jugar como en consola

Por otro lado tenemos la llegada del “Auto HDR”, una funcionalidad única de Windows 11 que nos dejará activar el HDR de nuestro monitor en cualquier juego con API DirectX 11, es decir, los títulos que solo soportaban SDR. El HDR permite que los juegos muestro una mayor variedad de colores y brillo, por lo que en líneas generales se ven mejor. Esta tecnología dará soporte HDR a centenares de juegos y todo esto sin necesidad de que el desarrollador haga nada.

Junto a esta funcionalidad tenemos el DirectStorage, una nueva funcionalidad que promete cambiar el panorama del PCgaming. Microsoft no ha entrado en detalles pero básicamente nuestros SSDs podrán cargar juegos aún más rápido de lo que ya lo hacen. Básicamente la tecnología está ligada a la que se usa en el SSD de Xbox Series X/S, así que esperamos que nuestros SSDs sean incluso más rápidos.

Como dijimos, Windows 11 llegaría a finales de año, por lo que tendremos que esperar hasta entonces para probar estas funciones nuevas. Son bastante prometedoras y representan un paso adelante por parte de Microsoft para comprometerse más con el gaming en PC que ha dejado de lado en sistemas operativos anteriores.

Escribir un comentario