De acuerdo con Drake Start Partners, los primeros seis meses han movido más de 60.000 millones de dólares en la industria del videojuego. En este caso se refieren en a inversiones por parte de empresas y señalan que esto representa casi el doble de lo todo lo invertido en todo el 2020.

De esta manera, la industria sigue creciendo a pasos agigantados, al menos en cuanto a recursos económicos de varias empresas AAA. La división de los recursos proviene de M&A (adquisiciones de estudios), financiación pública y salidas a la bolsa por parte de varias empresas.

De compras por la industria

La que ha movido más dinero es M&A, casi 24.000 millones de dólares se invirtieron en comprar estudios. En este apartado tenemos a Microsoft que gastó 7500 de esos 24.000 en comprar a ZeniMax (Bethesda) y representan el mayor gasto de todo la mitad de año. No obstante, como podemos ver en la imogen, EA también salió de compras al adquirir Playdemic, Glu y Codemasters.

En cuanto a financiación pública hay más de 16.000 millones de dólares por parte de fundaciones, ONGs y gobiernos apoyando a estudios como Mythic Entertainment con un nuevo motor gráfico.

Las IPOs, salidas a la bolsa por parte de empresa privadas, generaron 11.000 millones de dólares. En este apartado la más conocida en Krafton, creadores de PUBG que finalmente se abrieron a la inversión pública.

Adquisiciones de 2021.

Por último tenemos los Private Placements y los SPACs con 4000 millones cada uno. En la primera tenemos a Epic Games que recibió inversiones por parte de compañías privadas (como Sony). Por su parte los SPACs son empresas de inversión no operativas que en teoría usarán ese dinero para adquirir otra empresa de la industria a medio plazo, por lo que es más dinero que cambia de manos en los videojuegos.

Pueden leer el estudio completo en este enlace.

Escribir un comentario