La posición de Ubisoft como empresa francesa les obliga un escribir reporte anual dirigido a todo público. En este documento oficial, más allá de enfocarse en lo financiero, se habla de otros aspecctos de la empresa y es necesario listar una serie de riesgos y problemas que tiene cada compañía.

Además, en este documento se deben listar las medidas que se están tomando para mitigar el impacto de estos problemas y ofrecer soluciones a largo plazo. El documento menciona varios problemas de riesgo “alto”, algunos en “moderado” y ninguno en “bajo”.

Arte de AC Valhalla.

Riesgos a largo plazo

Ubisoft como grandes problemas el perder acceso a la publicación de un juego por depender de un tercero, restricciones a ciertos mercados o el tener que retrasar un juego. También considera que el hecho de que la competencia haga algo innovador o la existencia de regulaciones gubernamentales como de “alto riesgo”, por lo que no son pocos los problemas relacionados a los juegos.

No obstante, lo que más ha llamado la atención es que Ubisoft ve como problemas de riesgo algo la pérdida de talento creativo y la inhabilidad para retener o atraer a estos empleados. Además, lista en “moderado” el comportamiento tóxico de algunos empleados.

Yves Guillemot.

Ubisoft no lo dice directamente pero menciona como posibilidad que la pérdida de talento esté ligada al comportamiento tóxico en la oficina. Es algo que todos sabemos que es cierto, luego de las decenas de acusaciones por parte de empleados hacia otros en altos cargos que se dieron el año pasado. Ubisfot recuerda las acusaciones pero no su resolución y solo las ve como un problema “moderado”.

Posibles soluciones

Entre las soluciones plantea el ofrecer cursos de terapia grupal obligatoria para todos los empleados o la creación de un nuevo cargo (Vicepresidente de Diversidad Global) que supervive las relaciones de empleados. También plantea una vía de comunicación anónima para las denuncias y crear una ambiente con mejor comunicación digital en la oficina.

Recordemos que tras toda la polémica del 2020 hubo unos cuantos despidos y renuncias, pero no han trascendido las medidas exactas. Además, de acuerdo con Bloomberg, los empleados siguen descontentos porque sienten que nada ha cambiado.

Por lo tanto, mientras a Ubi le va bien en lo financiero, en el departamento de relaciones internas las cosas van mal y puede que a largo plazo pierdan su posición de dominio si siguen perdiendo empleados gracias a la toxicidad del grupo de trabajo.

Escribir un comentario