Para nadie es un secreto que la industria del anime está plagada de problemas con respecto al tratamiento de quienes trabajan allí.

La altísima demanda de tiempo, esfuerzo y dedicación que no se corresponde con la remuneración que reciben los empleados de la industria ya forman parte de la cultura misma de lo que es el anime.

Por ello, las experiencias de quienes han vivido en este mundo directamente son capaces de develar muchas cosas que no nos esperábamos. Tal es el caso de Joan Chung.

La animadora profesional que inició su carrera en Canadá dio el soñado salto a Japón para trabajar en el popular estudio Science Saru. El que fuera el hogar de Masaaki Yuasa por muchos años, era ahora el espacio para crecer de la autora.

Su trabajo, hasta los momentos, se ha mostrado en obras como Keep Your Hands of Eizouken! o Nihon Chinbotsu, con ciertas obras del estudio esperando por ser estrenadas y tener su rúbrica. Con una de las casas de animación más abiertas a empleados de otros países y una cultura de trabajo considerada como buena, su caída en la cultura del crunch es altamente triste.

Según explica Chung, Science Saru no tenía problemas de competencia en ningún área y sus empleados tenían un fuerte sentido de la colaboración, pero pecaban en asumir demasiados proyectos a la vez, muchos más de los que estaban equipados.

Con un staff limitado, el estudio se la jugaba para completar sus proyectos con freelancers para llenar las necesidades del equipo, esto dejaba un trabajo terminado pero con un número importante de personas sufriendo de un salario terrible por sus esfuerzos.

Esto teniendo en cuenta que Science Saru tiene una mejor reputación que sus competidores, siendo el estudio MAPPA el más señalado en tiempos recientes por su alta demanda y pocos retornos. Pero Chung apunta también a la poderosa Netflix, la cual se ha beneficiado en gran medida de esta situación.

A pesar de tener un gran capital, los pagos por sus trabajos son notablemente bajos, incluso para los estándares de la animación japonesa, lo cual hace todavía más ruido dentro del medio.

Por ello, podemos ver como compañías como Tencent ya han buscado ofrecer algo mucho mejor para animadores en Japón, con iniciativas como Colored Pencil Animation Japan como un espacio para los animadores del futuro.

Escribir un comentario