Durante una conferencia con inversores (vía: Seeking Alpha), el CEO de Intel, Pat Gelsinger, y el CFO, George Davis, advirtieron sobre la escasez de componentes. Ambos consideran que la industria tardarás “1 o 2 años” antes de poder recuperarse del todo, debido a todas las circunstancias relacionadas con la pandemia.

Lo que más ha escaseado en 2021 han sido las tarjetas gráficas, aunque casi cualquier componente gráfico ha dado problemas a los consumidores que incluso han tenido que sufrir a los revendedores. Los CPUs también han escaseado pero no tanto y no han sufrido de subidas de precio irrisorias, aunque ahora Intel advierte de un pequeño bache en septiembre.

Problemas continuados

Gelsinger, el CEO, comentó que espera que el punto más bajo de la escasez de componentes se dé en la segunda mitad del 2021. Además, considera que la oferta no se conseguirá con la demanda hasta dentro de un par de años. Por otro lado, Davies habló de cómo afecta esto a Intel de manera interna.

Esperamos que la escasez de suministros continúe durante varios trimestres, pero parece ser particularmente aguda para los clientes en el tercer trimestre. En el centro de datos, esperamos que las empresas, el gobierno y la nube muestren una mayor recuperación en el tercer trimestre.

A todo esto hay que recordar que Intel está en pleno desarrollo de una gráfica, por lo que esta también se podría ver afectada por la escasez de silicio y otros componentes. Cada día se sigue confirmando que el problema de la escasez va para largo y que, más allá de que podamos conseguir nuestro componente un día, a nivel general hay problemas de distribución y producción.

De esta manera, si habías estado pensando comprar un CPU Intel deberías comprarlo antes de septiembre. Dicho esto, los nuevos Alder Lake no llegan si no hasta noviembre, por lo que para estos sí que habrá que pelearse con bots en internet.

Escribir un comentario