El juego de pelea que mantiene relevante a la legendaria saga, Mortal Kombat 11, celebra sus dos años de vida.

Tras su estreno en abril de 2019, se ha mantenido en el escenario competitivo de los Esports de combate, gracias a su ritmo de actualizaciones y al interés que es capaz de generar entre los aficionados de la obra.

Plagada de referencias al cine con personajes licenciados, la serie abandona su mitología interna para crear momentos virales y entretener a los fans con meta contenido que les sea agradable. Siendo esta, aparentemente, gran parte de su éxito.

La información fue presentada por la poderosa Warner Bros Games, quienes ofrecieron un breve comunicado de prensa que fue recopilado por el portal Gamasutra. Anunciando el logro para MK11 de haber vendido más de 12 millones de unidades en toda su vida útil.

Una excelente suma para el título, que le aporta una buena cantidad a la notable cifra de 73 millones de unidades vendidas de toda la franquicia de Mortal Kombat. Algo bastante impresionante para una de las referencias históricas del medio en más de un sentido.

Una historia mortal

Para muchos, Mortal Kombat está entre la realeza de los videojuegos de todos los tiempos. Considerada como una de las series fundamentales de los años de transición de las plataformas de videojuegos.

Además de generar un impacto mainstream como ninguna otra serie en su momento, es uno de los juegos de pelea que se convirtieron en la referencia del medio por generaciones enteras.

Su onceava edición ha seguido con la misma estela de la serie, manteniendo su estilo cinemático y con mejora gráficas a la altura de las consolas de la pasada generación. Tristemente, la gran mancha de MK11 fue lo terriblemente deshumanizante de su proceso de creación.

Al exigir un mayor “realismo” en la violencia gráfica de la serie, se expuso a los diseñadores del juego a grandes cantidades de contenido violento real que fue capaz de dejarles secuelas de estrés postraumático comparable al de veteranos de guerra.

Escribir un comentario