La nueva película de Mamoru Hosoda, Ryu to Sobakasu no Hime, ya está cautivando a la audiencia japonesa.

Con un arranque inmejorable, se estableció en el primer lugar del cine nipón en su estreno el pasado 16 de julio, con 600.000 entradas vendidas en sus primeros tres días, acumulando 891.663.200 yenes (traducidos como 8,14 millones de dólares).

Una semana después, la obra ha llegado a 1,69 millones de boletos vendidos, superando los 2,4 mil millones de yenes (que se convierten en 21 millones de dólares), elevando el perfil de la obra original que ofrece una nueva dirección en el cine animado en Japón.

Tras el dominio de Kimestu no Yaiba Movie: Mugen Ressha-hen, alcanzando cifras récord que serán muy difíciles de superar para cualquier obra en el futuro, el que una obra animada original esté al tope de la cartelera permite la posibilidad de que los cineastas de este estilo como Hosoda, sigan teniendo un espacio dentro del mainstream.

Un poco más de Belle

En la historia, Suzu es una estudiante de secundaria de 17 años que perdió a su madre a una edad temprana debido a un accidente, y ahora vive en un pueblo rural despoblado con su padre.

Suzu aprende sobre “U”, un mundo virtual al que se une con un avatar llamado Belle, cuyo canto atrae la atención mundial. Allí Belle conocerá a una criatura misteriosa que tiene la forma de un dragón que cambiará su vida para siempre.

La ToMan dice presente

En la misma vena, se reporta que la versión live action de Tokyo Revengers, estrenada el pasado 9 de julio, ha vendido 1,66 millones de boletos desde su estreno, acumulando 2,25 mil millones de yenes (20,4 millones de dólares).

Con la popularidad del anime, se han disparado las ventas de todo el material relacionado con la obra de Ken Wakui, incluyendo su manga y esta adaptación live action.

Tokyo Revengers posee una estética comparable a la del anime, manteniendo en gran medida la historia de Takemichi y su viaje al pasado para salvar a su amada. Pero su éxito actual puede estar conectado a una circunstancia inesperada.

Pautado para su estreno en octubre de 2020, fue demorado por la pandemia hasta inicios de julio, coincidiendo con el pico de popularidad de la serie animada.

Escribir un comentario