El caso de Activision Blizzard y su terrible situación interna es lo que domina al mundo de videojuegos en los últimos días.

Tras la publicación de la demanda de parte del Departamento de Igualdad en el Empleo y la Vivienda del estado de California, la respuesta global ha sido gigantesca, ante la terrible situación de la compañía.

Mientras que la audiencia, jugadores de los juegos de la compañía o incluso el público general han reaccionado con un profundo rechazo a la compañía, puertas adentro no parecen ayudarse a sí mismos en su situación.

Con comunicados de figuras de autoridad que demuestran un cinismo corporativo de proporciones épicas, sigue quedando demostrada la desconexión entre las denuncias y la respuesta de la dirigencia de Activision Blizzard.

Esto es resumir en gran medida el estado actual de la situación, pero, esencialmente, la realidad nos está dejando en esta situación: Activision Blizzard es una compañía manchada y su respuesta pública no está a la altura.

Bobby Kotick a la carga

Para brindar una respuesta firme en esta situación, es el momento del CEO de la compañía, Bobby Kotick, quien sale de las noticias como el ejecutivo más sobrepagado de Estados Unidos para emitir un comunicado oficial.

En una carta pública a sus empleados y accionistas, Kotick hace énfasis en que la respuesta oficial de la compañía no ha estado a la altura de la situación, por lo que ha decidido tomar acciones drásticas.

Vale la pena leer la misiva y descubrir que, para estudiar las prácticas internas de la compañía, ha contratado los servicios de la firma de abogados WilmerHale, con una unidad encabezada por la especialista Stephanie Avakian. Esto es una noticia bastante colorida en sí misma, dado que esta abogada tiene un tipo específico de causas de las que se encarga.

Avakian es reconocida por ser una defensora de inversionistas y criminales de cuello blanco, con un enfoque en la seguridad económica de sus defendidos, así como la integridad estructural de compañías. Recientemente se desempeñó como codirectora de Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos hasta el final de 2020.

Como la principal salvaguarda de los inversionistas y personas de poder en Estados Unidos, no parece la solución más manejable para los trabajadores más vulnerables de Activision Blizzard.

Escribir un comentario