Scarlett Johansson ha presentado una demanda ante la Corte Superior de Los Ángeles en contra de Disney, alegando que el lanzamiento de ‘Black Widow’ en Disney Plus es un incumplimiento de su contrato.

Johansson afirmó que su acuerdo con Marvel Entertainment y Disney le garantizaba un lanzamiento exclusivo en salas de cine, y que su salario se basaba, en gran parte, en una actuación para una producción en taquilla.

John Berlinski, quien es el abogado de Johansson, le afirmó a la CNBC que la estrategia de Disney para el lanzamiento de ‘Black Widow’ en streaming está directamente destinada a aumentar los suscriptores de la plataforma, y así “impulsar el precio de las acciones de la compañía, y que se esconde detrás de Covid-19 como pretexto para hacerlo”. Sin embargo, ignora los contratos de los artistas.

“Este seguramente no será el último caso en el que el talento de Hollywood se enfrente a Disney y deje en claro que, sea lo que sea que la compañía pretenda, tiene la obligación legal de cumplir con sus contratos”.

Una vez que Johansson escuchó que “Black Widow” se estrenaría en streaming y en cines el mismo día, intentó negociar con Marvel, sin embargo, ni la compañía de Kevin Feige ni Disney dieron comentarios al respecto.

Esta no es la primera vez que este tipo de problemas con contratos similares salen a la luz, ya que por la pandemia los estudios se han tomado ciertas libertades en cuanto a sus estrenos. Así como ocurrió con Disney, Gal Gadot y Patty Jenkins recibieron un total de $10 millones cada una luego de que Warner Bros. decidiera cambiar la estrategia con el estreno de ‘Wonder Woman 1984’.

Rumores afirman que tanto Anna Kendrick como Justin Timberlake estaban buscando bonificaciones por el cambio que sucedió en el lanzamiento de ‘Trolls World Tour’ de Universal, que se estrenó primero en formato VOD antes de llegar al cine.

Si bien ‘Black Widow’ ha representado un éxito para la plataforma de la compañía del ratón, Johansson no parecía estar complacida con el cambio de planes. Sobre todo, porque Disney se lucra de un contrato que no se cumplió como debía.

Johansson, quien se ha convertido en un elemento primordial del MCU, negoció un contrato que incluía un porcentaje de las ganancias teatrales de la cinta, sin embargo, la venta de entradas se pudo haber visto perjudicada por el lanzamiento en streaming.

La cinta solo recaudó un monto de $80 millones durante el primer fin de semana de estreno, que sí, es un gran número, pero no es lo que se suele lograr con una producción del MCU. A nivel nacional, la película ha recaudado un poco más de $150 millones en sus primeras tres semanas, pero, de nuevo, las producciones de Marvel suelen no recaudar menos de $700 millones.

Escribir un comentario