Tras el complejo estreno de PlayStation 5, su impacto en la industria de videojuegos ha sido bastante variado.

Considerada como una de las consolas más poderosas de la historia, los expertos técnicos afirman que su potencial para grandes obras todavía no se ha explotado del todo.

Por otro lado, complicaciones en cuanto a sus existencias y sus ventas han afectado su alcance real. En términos llanos, a pesar de tener grandes ventas, no todos los usuarios tienen PlayStation 5 debido a los especuladores en los sitios de venta.

Pero quienes si tienen la consola, también se han encontrado con un obstáculo dentro de ella: su capacidad de almacenamiento. Con el crecimiento de los juegos en cuanto a su contenido, las memorias internas se mantienen completamente incapaces de seguirles el paso.

Tener un sistema que apenas cubra un terabyte de capacidad interna, no da mucho espacio para los flamantes y sobredimensionados juegos triple A que se venden como la máxima aspiración del sistema. De más está decir que no es un error sino una característica preparada.

Con el objetivo de vender piezas como la nueva M.2 SSD, Sony anuncia con bombos y platillos una nueva actualización de sistema que permitirá a los usuarios de PlayStation 5 que puedan conectar sus memorias externas y puedan expandir sus colecciones de juegos instalados en la consola.

Del mismo modo, se podrán mover archivos guardados entre consolas PS4 y PS5, así como archivos multimedia de manera libre utilizando esta modalidad. Ideal para quienes deseen tener una rotación de juegos en sus consolas de última generación.

Si no te afectan estos flagrantes usos de la obsolescencia programada en tus videojuegos, el comprar la M.2 SSD de PlayStation 5 es la opción ideal para mantenerte al día con el sistema más potente del mercado, cuyos estrenos se seguirán dando a lo largo del año.

Escribir un comentario