El gobierno chino ha parado sobre sus pies a Nvidia que pretendía adquirir ARM por cerca de 40.000 millones de dólares. El anuncio de hizo hace casi un año pero la adquisición no se ha hecho oficial debido a varias complicaciones.

Todas estas se pueden resumir al decir que varias instituciones creadas con el fin de asegurar la competición justa en materia de negocios no están de acuerdo con la adquisición. Esto se debe a que ARM es líder en el diseño y producción de semiconductores y Nvidia podría quedarse con un parte muy amplia del mercado.

Logo de ARM y Nvidia.

Cuidado con el monopolio

Además, competidores como Microsoft o AMD temen que ARM deje de producir chips para ellos. Después de todo, a Nvidia le convendría enviar solo los chips de peor calidad a su competencia directa y quedarse los mejores.

Por si fuera poco, según apunta The Information, dos licencias de ARM no estarían de acuerdo con la adquisición. ZTE y Huawei preferirían conservar cierta autonomía y puede que esto detenga todo.

Recordemos que este tipo de adquisiciones necesitan la aprobación de muchas partes. El gobierno chino trata con cuidado estos temas ya que no todas las empresas involucrados son chinas pero son instrumentales para el negocio de chips y semiconductores a nivel mundial.

El reporte de The Information indica que la revisión de la adquisición puede tomarse hasta 6 meses y que podrían haber varias de estás. Así que tiene toda la pinta de que esta adquisición finalmente no se dará o que al menos tardará años en hacerse oficial.

Quizá sea lo mejor, Nvidia pretende hacerse con prácticamente todo el mercado de semiconductores con una d las compras más caras de la historia de esta industria. Parecía que todo era legal, aunque ahora el gobierno chino tiene varias cosas que decir.

Escribir un comentario