Un nuevo reportaje de Waypoint recupera declaraciones de varios empleados de Blizzard que han decidido mantener el anonimato. La mayoría de ellos tienen contratos que les prohíben revelar asuntos laborales, por lo que es lógico que deban compartir estos eventos sin revelar su identidad.

En este caso sus historias son sobre Derrick Ingalls, quien fuera CIO (chief information officer) de la compañía y ahora un empleado de Amazon, que al parecer tenía la fama de hacer bromas incómodas. No obstante, el asunto no acaba allí.

Oficinas de Blizzard.

Sexismo en las reunions

Los empleados cuentan que en una reunión Ingalls comenzó a hablar de Ben Kilgore, ex CTO de la compañía y que también fue despedido con alegaciones de acoso sexual. Ingalls dijo en referencia a todo el asunto que los empleados no deberían tener sexo con sus superiores y que, si lo estaban haciendo, ya era mejor no detenerse si no querían perder su empleo.

De acuerdo con los empleados la broma no sentó bien a nadie en la reunión y que dejaba claro que Kilgore efectivamente había perdido su empleo por acostarse con empleados. Por si fuera poco, este tipo de situaciones debían aguantarse en silencio si efectivamente no querías perder tu empleo.

El que se declarara en contra de la cultura sexual de la oficina y el acoso se arriesgaba a perder su empleo mediante lo que se llamaba el «proceso PIP». Las siglas significas «performance improvement plan» y básicamente obligaba a un empleado a cumplir metas imposibles para conservar su trabajo

Te quitaban las bonificaciones del año y establecían metas que debías cumplir para recuperarlas. Hacían esto con cualquiera que no les agradara o que los desafiara

Empleado de Blizzard

Blizzard en pleno cambio

Otro empleado comentó a Waypoint que hizo un reporte al respecto y se aseguró de que el departamento de recursos humanos lo leyera. Sin embargo, comenta que su jefe del momento le quitó hierro al asunto y no hizo nada respecto a los comentarios de Ingalls y sus amenazas.

Por último, Waypoint reveló que preguntaron por todo el asunto a Blizzard pero solo recibieron una costa respuesta de un portavoz. «Ninguno de los dos es empleado de Blizzard ahora mismo».

La empresa americana se encuentra en el ojo del huracan luego de que el estado de California publicara los resultados de una investigación. Esta refleja una cultura sexista a lo largo de varios departamentos, una situación que ha derivado en al menos 1000 empleados pidiendo cambios a su directiva y en la renuncian de J. Allen Brack.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *