¡Al fin ocurrió! Tras meses de espera y una revisión por parte del gobierno estadounidense con la ley antimonopolio, Sony adquirió el servicio de streaming Crunchyroll de las manos de AT&T.

La compra valorada en $1.175 millones de dólares americanos, abrió las puertas del servicio naranja para integrarse en el futuro a la plataforma de Funimation.

Aunque aún es temprano para decir que traerá esta compra a futuro, el Presidente y CEO de Sony Pictures Entertainment Inc., Tony Vinciquerra, reveló tiempo atrás que uno de los objetivos era “crear una suscripción de anime unificada”.

Con la absorción del servicio naranja, sus proyectos originales, contratos con diversos videojuegos y el apoyo de Aniplex of America, convertirán a Funimation en el servicio con mayor alcance y opciones de Occidente.

Si a eso sumamos que ambas plataformas estaban dando pasos agigantados en la distribución hacia América Latina, no cabe duda que juntas no habrá rincones sin cubrir, ni servicio que pueda competir en igualdad de condiciones.

“Crunchyroll agrega un valor tremendo a los negocios de anime existentes de Sony, incluidos Funimation y nuestros excelentes socios en Aniplex y Sony Music Entertainment Japan”, comentó Vinciquerra. “Con Crunchyroll y Funimation, estamos comprometidos a crear la mejor experiencia de anime para los fanáticos y presentar una oportunidad para que nuestros socios clave, editores y creadores inmensamente talentosos sigan ofreciendo su contenido magistral a audiencias de todo el mundo”.

La reacción de los fans

Ahora que sabemos que los dos gigantes se fusionaron, ya no queda más que observar hacia dónde se dirigirá el mundo del anime, especialmente con fans ansiosos por saber lo que depara el futuro.

Como una de las mayores fuentes de entretenimiento, la preocupación más grande recae en el pago de esta nueva fusión para el usuario, que mes a mes deposita su dinero y confianza en ambas marcas.

El aumento en el monto de la suscripción es un temor real, así como el bloqueo que mantiene Funimation tanto en su página oficial, boletines y contenido con países en los que no está disponible, pasando también a todo lo relacionado con Crunchyroll.

Si mantienen a los fans en mente, Sony podría proporcionar lo mejor de dos mundos con esta fusión o en su defecto, las trabas más difíciles para fanáticos que quieren apoyar al anime legal, pero no cuentan con los medios.

Escribir un comentario