Ha pasado el tiempo pero el duelo de multimillonarios por Fortnite está de vuelta a la palestra.

Epic Games presentó un nuevo documento legal corregido para su proceso en contra de Google, donde se develó que la poderosa compañía intentó comprar a la desarrolladora para acabar con el proceso.

Según reporta The Verge, en los documentos se habla de la intención “en broma” de Google de hacer la compra de la compañía completa, o al menos parte de ella, con el fin de silenciar la demanda y evitar lo que denominan un “contagio”. Esto quiere decir que, de probar la viabilidad de lanzar juegos de alto relieve fuera de la Play Store para Android, otras compañías podrían hacer lo mismo, llevando a Google a perder la preferencia.

Desde Epic expresan que la monopolización de contenido dentro de la plataforma por parte de Google es una estrategia para cercar a la competencia y que estas desventajas exponen lo injusto de la actualidad de los espacios móviles.

Mientras tanto, Google mantiene su posición de que la política de micropagos de Fortnite es una violación de los términos de su plataforma, estableciendo el duelo por márgenes de ganancias del dinero de los usuarios del battle royale más famoso del mundo.

Como siempre, desde Epic Games quieren mantener la narrativa de que son una compañía pequeña luchando contra gigantes corporativos como Apple y Google por el futuro de Fortnite. Nada más alejado de la realidad, dado que se trata de una pelea a billetazos por quedarse con el control del dinero de sus usuarios.

Epic, que como proveedora de videojuegos cobra un porcentaje en su plataforma de cada juego presentado en ella, demanda que App Store y Play Store cobran intereses muy altos para los servicios de micropagos de Fortnite. Como dueños del pastel, les parece inadecuado compartir tanto de este con Apple y Google, a un nivel que otras marcas, como Sony o Microsoft no tienen.

Como siempre, quien quiera que gane, los jugadores pierden.

Escribir un comentario