El estreno de la beta de Back 4 Blood ya generó su primera controversia entre sus jugadores.

En una transmisión del juego publicada por el usuario de Twitter @HomBKE, se pudo ver una línea bastante sospechosa en la que los zombies se expresaban con una palabra racista para personas de color.

No es un error, sino una constante presencia que se suele dar al combatir a muertos vivientes, llevando a WB Games a tener que emitir una respuesta pública ante esta situación.

En una respuesta ofrecida al portal Kotaku, la división de juegos de Warner Bros tomó nota de la controversia y se disculpó por las molestias causadas. En una próxima corrección del juego la línea de dialogo sería eliminada y asunto concluido.

Según explican, la excusa de esta línea de diálogo viene de dos archivos de audio que se mezclaron accidentalmente, llevando a que los zombies expresaran algo “similar” al epíteto racista que balbucean en sus ataques.

Sea algo accidental o no, también estamos frente a una compañía como WB Games que, como ya está siendo comprobado que es la norma, lleva como medalla de honor el mirar para otro lado en cuanto a las controversias dentro de sus producciones.

Para ello basta recordar su notable inacción hacia las denuncias de acoso sexual en su filial Rocksteady Studios, así como la decisión de seguir adelante con la producción de Hogwart’s Legacy sin importar la rampante transfobia de JK Rowling.

El caso de Back 4 Blood podría tratarse de una desafortunada coincidencia o de una broma muy pesada de su equipo de desarrollo, que comparativamente hablando no tiene el mismo peso de otras situaciones reales en las que Warner ha tenido sus manos metidas. Pero queda como una mancha que buscarán borrar en el futuro, como todo en la industria de videojuegos.

Escribir un comentario