El Caso Blizzard se sigue desarrollando, con un grupo de accionistas emitiendo una posición crítica.

El grupo de inversión SOC, a través de su representante Dieter Waizeneggar, presentó una carta pública al director independiente de Activision Blizzard, Robert J. Morgado. En esta misiva, dejaron clara su postura de que la respuesta de la compañía no ha sido adecuada.

Mientras que en sus posturas oficiales se habla de hacer una revisión profunda de la compañía, la selección de la firma de abogados WilmerHale para llevarla a cabo es problemática.

La carta, replicada por el portal Axios, deja la siguiente crítica:

“Esta firma tiene una excelente reputación como defensora de los ricos y conectados, pero no tiene un historial de descubrimiento de irregularidades, el investigador principal no tiene una experiencia profunda en la investigación de acoso y abuso en el lugar de trabajo, y el alcance de la investigación no aborda  la gama completa de cuestiones de equidad que el Sr. Kotick reconoce”

Esto se une a la misma crítica emitida por el creciente grupo de trabajadores de la compañía, la ABK Workers Alliance, quienes han puesto exigencias sobre la mesa a Bobby Kotick, que se ha rehusado a contestar.

Entre ellas se destaca la eliminación del arbitrio interno para la resolución de conflictos, transparencia en cuanto a los pagos de bonos y premios, y un completo cambio en la política de contrataciones de personal de dirigencia dentro de la compañía.

Aunque la SOC no se manifiesta al 100% en favor de estas medidas, han sido grandes críticos de Bobby Kotick en tiempos recientes, debido a su exorbitante nivel de ingresos que le dieron el título del ejecutivo más sobrepagado de Estados Unidos.

Con una intención de hacer que Activision Blizzard responda de manera adecuada a la situación (léase cómo que su inversión no se pierda por este escándalo), la SOC se marca como oposición a las medidas actuales de la compañía.

Escribir un comentario