El segundo episodio de ‘What If…?’ nos mostró más de un cambio. No solo T’Challa es Star Lord, sino que Nebula ya no se ve como en las películas. Pero, ¿por qué?

Tal como se los comentamos ayer, que T’Challa no fuera el Rey de Wakanda, sino capturado por Los Devastadores, fue una movida en las fichas que desató cambios más drásticos, como que, por ejemplo, Thanos ya no quería eliminar a mitad de la población del mundo usando las Gemas del Infinito.

Por supuesto, este giro en los acontecimientos también genera otras acciones, y que, como Thanos ya no está tan nublado por su sed de “dominar al mundo”, ya no hace falta que pague sus frustraciones que ninguna de sus “hijas”, por lo que Nebula no fue el experimento de nadie.

Afortunadamente, algo sigue igual: la voz de Karen Gillian. La actriz de ‘Jumanji’ volvió para darle vida a su versión animada que, si bien no se ve tan robotizada con en las películas del MCU, sigue caracterizada por su piel azul.

Sin su cabeza calva, ni las partes mecánicas, esta Nebula tiene el cabello rubio y brillante, y desde un principio, se dispone a trabajar con Star Lord y su ahora reformada banda de Desvastadores para recuperar las Ascuas del Génesis de las manos del Coleccionista. Y sí, tanto Yondu como este último contaron con las voces originales de Michael Rooker y Benicio del Toro.

Por otro lado, no podemos olvidar lo que nos enseñó ‘Loki’ acerca de las Variantes de la Sagrada Línea del Tiempo: no todas se ven igual. Sí, en el caso del personaje de Tom Hiddelston sus cambios corporales resultaron algo extremos, pero, tal como nos demostró He Who Remains, las distintas expresiones de una misma persona pueden tener mínimas alteraciones.

Esto es lo ocurrió con Nebula, aparte de que su papá adoptivo no la torturaba cada vez que no lograba sacar A+ en su tarea asignada. Sin embargo, y aunque no tenemos quejas de ‘What If…?’ hasta el momento, creemos que un mejor escenario hubiera sido darle a la hermana de Gamora una oportunidad de “venganza”, sobre todo luego de todo lo que vivió por culpa del Titán Loco.

Escribir un comentario