Devil May Cry celebra hoy su vigésimo aniversario con Hideki Kamiya compartiendo datos curiosos del desarrollo de la primera entrega. Esta se estrenó en 2001 para PlayStation 2 y se convirtió en un juego de culto con el tiempo, aunque no haya envejecido tan bien como se esperaba.

En cualquier caso, Kamiya, quien fuera el director del juego recordó que el combate tan característico de la saga nació de un bug de Onimusha, otra saga de Capcom. En esta franquicia los desarrolladores se consiguieron con un bug que mandaba a los enemigos por los aires y rompía el ritmo de juego.

Entre Onimusa y Resident Evil

Kamiya trabajaba para Capcom en el mismo piso y un día vio el bug que sus colegas debían solucionar y decidió implementarlo en su juego. El japonés narra como habló con sus programadores para que Dante pudiera golpear a los enemigos en el aire y combatir mientras flotaba, y así nació el combate con estilo de DMC.

También reveló otros datos que ya se sabían como que la saga nació de un mal prototipo de Resident Evil 4. La entrega de zombies terminó siendo icónica pero su primera demo interna fue un fracaso ya que el juego entraba en temáticas de fantasmas y demonios. Kamiya cuenta que Shinji Mikami fue el que insistió en que otro equipo tomara este material y lo convirtiera en una franquicia diferente.

De esta manera, Leon S. Kennedy pasó a ser Dante y el primer prototipo de RE4 pasó a ser el primer Devil May Cry. Así que la saga que ya tiene 6 entregas principales básicamente nació de la casualidad, inspirada en otros juegos de Capcom.

Su título más reciente, Devil May Cry 5 fue todo un éxito y se puede jugar en PS4, Xbox One, PC y la nueva generación. En esta última se puede jugar con Ray Tracing y con Vergil como personaje jugable

Escribir un comentario