En una nota positiva para la industria del anime, las ventas de sus ediciones domésticas aumentaron sustancialmente en lo que va de año.

Según un reporte de la Japan Video Software Association (JVA), se ha develado que los formatos DVD y Blu-ray de obras animadas en Japón ascendieron a 23.499 mil millones de yenes ($214 millones de dólares) en ventas generales para todo público, un 57,5% más de lo que fuera el semestre pasado.

La carga pesada de este aumento fue, predeciblemente, Kimetsu no Yaiba Movie: Mugen Ressha-hen, la obra más exitosa del cine japonés que al dar el salto a formato doméstico ha dominado las ventas en todo el territorio. De igual manera, los alquileres de estas versiones se redujeron de forma importante, con una caída del 52%.

Desde la industria exponen de que, a pesar de que Kimetsu no Yaiba estaba disponible, no había otras obras de alto relieve para el mercado infantil o para adultos que le acompañara, citando como ejemplo lo que fuera Frozen 2 el semestre anterior.

En términos generales, son noticias positivas para el mundo del anime en pleno, dado que los estudios reciben la mayor cantidad de ganancias por las series que elaboran desde la ventas de estos formatos, en parte de lo que es un sistema arreglado en su contra en gran medida por las televisoras y productoras.

La segunda parte del año también tiene mucha promesa para las ventas de DVD y Blu-ray de anime, al comenzar en julio la venta de los episodios de la primera parte de Shingeki no Kyojin: The Final Season. Disponiendo de mejoras en su presentación gráfica, será una de las piezas que muchos fans estarán dispuestos a tener en sus colecciones.

Por ahora, solo resta esperar para ver el futuro de la industria en lo que queda de año y más allá.

Escribir un comentario