Una crisis está ocurriendo ante nuestros ojos. Diversos estudios en Japón permanecen en silencio mientras sus puertas se cierran debido a brotes de coronavirus.

Para nadie es un secreto que la pandemia y los intermitentes estados de emergencia en Japón son las principales trabas para la industria de la animación, dando como resultado retrasos para fechas de lanzamiento o incluso animaciones que dejan mucho que desear en algunos casos.

Aunque todos estamos al tanto de sus consecuencias, poco se ha oído hablar sobre estudios cerrando sus puertas por casos positivos dentro de sus instalaciones, pero parece que esto no es más que una fachada.

Animadores dentro del medio comenzaron a comentar a través de redes sociales que varios estudios permanecen actualmente cerrados debido a brotes de COVID-19 dentro de sus oficinas y que además aconsejan a todos a permanecer en silencio sobre el asunto.

Takahashi Watanabe, el director de ‘Slayers’ y ‘Shakugan no Shana’ expuso el caso sin mencionar el nombre de los estudios, haciendo énfasis en que la seguridad de los animadores y sus allegados debería estar por encima de la lealtad corporativa.

“Hay una orden de silencio implícita emitida, pero he oído hablar de al menos un estudio que ha sido cerrado debido a un grupo de infecciones por COVID. Estoy seguro de que hay otros por ahí, pero la información no se divulga. No tengo idea de cuándo me convertiré en un contacto cercano. Estamos pisando aguas peligrosas.

¿Por qué no se ha cerrado la industria de la animación?

Me doy cuenta de que esta decisión no se puede tomar a nivel del productor o de la mesa de producción”.

“¿Necesitamos perder más empleados de la industria de la animación para ver el cambio?

Muchos de ellos son propietarios únicos, entonces, ¿es su responsabilidad?

¿Es la empresa siquiera relevante?”.

Si algo queda claro es que si la industria de la animación es capaz de silenciar casos, nada detiene a otros rubros en Japón a qué actúen de la misma forma y en consecuencia que el aumento exponencial de casos en la región provengan de este tipo de prácticas.

Escribir un comentario